miércoles, 17 de junio de 2015

Salen mantelitos individuales

Hace un par de veranos tuvimos la oportunidad - como se ha hecho una costumbre, por suerte - de reunirnos con Cecilia Koppmann en Punta del Este.

La cosa versó sobre quilteado libre y estuvo buenísimo, porque - a pesar que en primera instancia parece una tarea fácil - es un lío controlar la máquina, la velocidad, las manos, el pié, etc. - resulta todo una cosa!  Es lindo de hacer, medio estresante al principio y muy relajado al final.

Hay que practicar.  Ese es el secreto, dijo Cecilia.  También es lo que dice Lori Kennedy, otra genia de esta modalidad.  Y Ana María Brum - amiga y prima de amiga - dice lo mismo.  Así que la conclusión fue:  "hay que meterle, porque si es lo que dicen las que saben...  por algo será!"

Así que primero me armé un sandwich con lienzo y guata y arranqué a dibujar...  Por suerte los dibujos empezaron a cruzarse entre sí y entre todos se armó un berrodo imposible de descifrar...  como cuando con tres añitos nos hacíamos de un lápiz y un papel...  redondito, cuadradito, estrellas, lunas, merengues, letras, macacos, flores y hojas.

Cuando aquello ya no permitía distinguir entre todos los garabatos qué cosa era qué cosa y yo empecé a sentirme más cómoda, armé unos manteles individuales y puse manos a la obra.

Y me entusiasmé.  Me encantó y me envalentoné.  Aquí van algunos de los 7 u 8 con los que inicié esta aventura.  Si consigo las fotos de los demás, las compartiré gustosa...  pero en este berenjenal de imágenes que tengo en la computadora, el tablet y el teléfono...  es milagroso que haya rescatado este par.







Habiéndome enamorado de la silueta de este VW escarabajo, que vi en una T-shirt de Tiago, me tomé la libertad de incorporarlo al mantel de Valentino y también al de Federico.


Y para Valentino, también tomé una idea de una amiga de Flickr que diseña caricaturas (que me encantan, por cierto) entre otras cosas (Carol)














sábado, 28 de marzo de 2015

Por aquello de que más vale tarde que nunca, aquí publico las fotos - recién rescatadas de un disco destartalado - de la despedida de las clases de patchwork y quilting en casa de Polly, con Susana Gebelin y las alumnas de distintos grupos de ese momento.